La carta de toda la vida

carta

Se echan de menos las cartas de toda la vida, esas que almacenas en cajas de zapatos y lees después de años, con tanto emails nos estamos cargando el verdadero sentido de la correspondencia.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *